Madrid (Spain)
PEDIDOS | GRATIS A PARTIR DE 60€ PENÍNSULA, BALEARES, CEUTA Y MELILLA.

Organizarse para el residuo cero.

Organizarse para el residuo cero.

Citas, tareas y recordatorios. La clave para mantener el orden y el compromiso.

Nunca he contado esto en redes, hoy es buen momento, tengo un trabajo con mucha carga mental el cual me ha llegado a sobrepasar en ocasiones, reconozco que hasta hace dos años llegué a trabajar dando palos de ciego.

¿Conoces “La historia del leñador y el hacha”?

Resumiendo, dice algo así como que un leñador se presentó a una oferta de empleo en un bosque, el primer día cortó 18 árboles, el segundo 15. Cada día pese a poner toda la energía el resultado era menor.
Fue a hablar con su jefe y le explicó la situación.
No lo entiendo. Por más que me esfuerce, cada día corto menos árboles.
El hombre que le había contratado le miró y preguntó: ¿Cuánto haces que no afilas el hacha?
¿Afilar? No tengo tiempo para afilar. Estoy muy ocupado cortando árboles.

Este cuento lo ponen como ejemplo en conferencias de coaching, no estoy aquí para dar lecciones de emprendimiento, tan sólo vengo a contarte este truco que me ha ayudado a organizarme.

Mis días pasaban (durante más de dos años) y yo sentía que hacía y hacía dando mi 100% y nunca terminaba el trabajo. En el fondo estaba dando un 250% agotando toda mi energía, mi buen humor y disminuyendo mi autoestima. 

El no llevar un control sobre las tareas que realizaba me dejaba la sensación de “falta de tiempo”, mi conclusión fue que puse tanto el foco en aquello que tenía pendiente que pasaba por alto todo lo que sí hacía.

Un día descubrí el sistema de citas, tareas y recordatorios. Lo tenía en la palma de mi mano, con Google Calendar. Mi mente soltó todo, dejó espacio al presente.

Así que comencé a agendar todo, desde una quedada tomando un café, coger bolsas de tela, rellenar la botella de detergente, entrenar… Organicé en mi vida personal y en mi puesto de trabajo. Esas acciones plasmadas en un calendario con sus tiempos muestan aquello que está pendiente, ofreciendo una visión más realista y me posiciona desde la perspectiva de hacer.

La importancia de tachar:

¿Qué diferencia existe entre una cita, un objetivo o un recordatorio?

  • Una cita: aquello que requiere compromiso con otra persona, por ejemplo ir al dentista. Si tu dentista no agenda tu consulta tú no te empastas la muela. Así que es genial para recordar eventos y controlar tiempos.
  • Una tarea: es menos comprometido que una cita, pero se debe hacer para llegar a un objetivo. Por ejemplo ordenar tus tarros. De nadie depende si lo haces a las 10 o a las 20h. Sin embargo al verlo como una notificación lo sentirás como una orden y lo más probable es que no lo dejes para mañana. Cada vez que marcas un objetivo te dices a ti misma “soy capaz”.
  • Un recordatorio: es aquello que está por suceder, que si se olvida no importa porque no requiere de objetivo “¿Has comprado naranjas?”

Así que aquí van una serie de consejos que siempre agendo y me ayudan a organizar una parte sostenible, la de no generar envases:

  • Agendo la compra de fruta y verdura un día de la semana en el que se que compro con mis bolsas de tela. Es decir en la frutería de barrio.
batchcooking
  • Me propongo pequeños objetivos para eliminar algún envase, o para mantener este estilo de vida (a veces semanales, a veces mensuales) esta semana he ido a comprar avena a granel y en un rato la pondré en un tarro triturada como harina.
  • Hago pedidos online de cosmética y limpieza. De esta manera siempre tengo en casa productos de higiene y no caigo en la tentación de comprar en primor, que muy probablemente venga envasado en plástico.
JABÓN SÓLIDO
  • En las listas de compra siempre compro lentejas o soja texturizada a granel (es una fuente de proteína vegetal que se cocina muy rápido y combinada con verduras permite hacer infinidad de platos). Así evito comprar bandejas de carne.
  • Tengo frutos secos en mi puesto de trabajo por si me entra hambre, evitando comprar galletas o dulces.

Puede que resulte aburrido anotar, lo mismo te ayuda llevar un control en papel, el sistema es lo de menos. Poco a poco vas a notar esa sensación de control. La mente más despejada y con ganas de seguir tachando.

Comparto contigo esta frase, es mi mantra en los días que siento que no llego:

“Merezco disfrutar de mi tiempo, yo decido qué es lo mejor para mí. Tengo el control de las horas. Tanto si hago como si no, todo está en orden”. 

Gracias por venir.🙏
Victoria.

 

2 comentarios

  1. Jacquelin dice:

    Gracias por los consejos! Algo así iba haciendo pero sin parar a reconocer lo útil que es, así que a seguir dando caña a agendar! Libera mente y permite reconocer el «si qué hago cosas»

    • admin dice:

      A tí por venir. Eso es, así nos deja espacio para lo importante. Disfrutar presentes. ¡Ánimo con esos check ✅ cumplidos! Un abrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies