Madrid (Spain)
PEDIDOS | GRATIS A PARTIR DE 60€ PENÍNSULA, BALEARES, CEUTA Y MELILLA.

Objetos que te ayudan a ahorrar envases

Objetos que te ayudan a ahorrar envases

La huella ecológica es un indicador que traduce a unidades de superficie lo que un Estado, una comunidad o una persona consume, y los residuos que genera.

“Cambiar las gafas para mirar el mundo.” Yayo Herrero.

Cuando me inicié en este estilo de vida eco (puedes ver los inicios desde el primer post del blog), encontré perfiles preciosos en la red, todos ellos muy green, llenos de tarros de cristal, plantas, textil de lino y cepillos de bambú. 

Pensé que en eso se convertiría mi casa, pero en la vida real necesito más, necesito objetos que me hagan la vida más rápida para todo aquello que es casero, encontrar el punto medio entre huella ecológica y consumo, a veces, electrónico.

Hace unas semanas realicé en Instagram una encuesta acerca del uso de una mopa de vapor, me resultó de lo más útil para evitar el gasto de agua y desinfectar la entrada, y aunque el vapor que genera consume lo mismo que una plancha, dedicaría menos tiempo, y cada día haría una estancia de mi casa. 

Los perfiles minimalistas votasteis que SÍ, los sostenibles que NO. Y yo tras meditar esa compra decidí hacer mi propia mopa con mi vileda, un trapo y un spray multiusos, ahorrando esos 60€ para algo de autocuidado.

Sin embargo, tras varios años he reunido una lista de objetos que me ayudan a ahorrar envases, los cuales (a diferencia de esa mopa) me resultan muy difíciles de prescindir.

Saco la balanza, a ver si al medio ambiente le compensa. 

Objetos básicos para ahorrar envases:

Vegan milker

Chufamix para hacer leche casera. La elegí por su rapidez a la hora de recoger, hasta entonces gastaba mucha cantidad de agua en la limpieza de la tela. Este colador es libre de BPA, la buena noticia es que han sacado la versión de cristal con el mango de madera.

BOLSAS DE SILICONA

Las bolsas Stasher. ¿Por qué no las descubrí antes? Han venido para quedarse, permiten cocinar al vapor en 4 min en el microondas y transportar pescado del mercado a mi congelador. La silicona no procede del petróleo, por eso es la alternativa natural.

La freidora sin aceite, la última vez que hice pollo rebozado gasté tanto aceite y agua en limpiar y aclarar mi cocina que terminé agotada. Este electrodoméstico sirve como sustituto de horno, perfecto en pisos de alquiler por su pequeño tamaño. En ella hago pescado, en el propio tupper de cristal, así solo tengo que poner la tapa para llevar, sin ensuciar la cocina.

MI KIT ZERO WASTE CUANDO SALGO DE CASA

Botella de acero: No solo es el sustituto termo de un café para llevar, también he dejado de beber en los vasos de mi casa (excepto en ocasiones especiales), la utilizo para controlar la ingesta diaria y al no utilizar vasos, dejo espacio al lavavajillas. Así pongo uno menos a la semana.

Las cucharas medidoras: Tardé dos años en tenerlas, meditando si serían un residuo más. Lo cierto es que soy más consciente de las cantidades, evitando el desperdicio alimentario, tengo controladas las raciones de cada plato y me resulta más cómodo hacer bizcochos.

Una paleta de silicona: Esta me la recomendó una seguidora por insta viéndome rascar comida con una cuchara en la batidora. Este accesorio tan sencillo evita el desperdicio alimenticio aprovechando al máximo el fondo del bowl. Así evitas usar más agua en la limpieza y no deterioras tus sartenes. 

La plancha vertical: No voy a engañarte, la plancha es lo menos sostenible para el planeta, lo ideal es usar tu ropa tal cual y que se ponga de moda la arruga. Tan solo quiero hacer una reflexión, el gasto energético mucho menor de un vapor para eliminar olores de 4 minutos vs una lavadora durante 1 hora.

  • Consumo de una plancha 1100 kw/hora
  • Consumo de una lavadora entre 1,500 – 2,200 KW/hora

Esta la refresca antes de meterla en el armario, y recupera su aspecto al estirar sus fibras. Si la acompañas de un cepillado y una cuchilla para eliminar bolitas conseguirás mantener el aspecto de las prendas nuevas por más tiempo.

Muchos de estos electrodomésticos los he comprado de segundamano, para evitar envases, y en tiendas de barrio para evitar transporte, y aunque yo los tengo en casa no quiero decir que todas las personas que sigan un camino residuo cero deban tomar este ejemplo. Igual que no todas seguís mi ejemplo en la compra de alimentos, ni cosmética.

No es un residuo cero perfecto, pero es real, tan real como los 48 brick de leche, los 60 envases de pescado, las 6 botellas de aceite y las 96 botellas de agua generadas anualmente, la bollería que he dejado de consumir gracias a la sustitución por recetas caseras y las 12 lavadoras que le ahorro a una prenda anualmente.
Saca la balanza y que cada persona haga su zero waste imperfecto, pero sea como sea, formemos parte de ello.

Gracias por venir.
Victoria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies