Madrid (Spain)
PEDIDOS | GRATIS A PARTIR DE 60€ PENÍNSULA, BALEARES, CEUTA Y MELILLA.

Iniciarte en el Zero Waste.

Iniciarte en el Zero Waste.

Iniciarse en el zero waste

“No necesitas mucho, necesitas ser constante”

Imagen de @spiritpositivity___



Llevaba mucho sin pasarme por aquí, no será por falta de ganas, pero la sección tienda del blog y los horarios… no me dan para escribir más, volveré con nuevas ideas, aunque publique con menos frecuencia.

Hace unos meses una seguidora me pidió consejo para reducir residuos, la verdad es que no me había planteado escribir sobre los inicios, pero puede ser muy útil para aquellas personas que quieren y no se animan, o no encuentran las herramientas.

Esta perspectiva es acerca de mi experiencia en los inicios, pero no desde un punto de vista material, que lo de la botella, los tarros y las bolsas ya está muy visto (y haré una segunda parte). Hoy te doy consejos sobre los inicios a un nivel más mental.

Me gusta mucho utilizar ejemplos relacionados con el fitness, ayudan a entender cómo funciona esto de los cambios. 

¿Conoces a alguien que haya conseguido un cuerpo fitness en un mes?. ¿O que haya aumentado de peso, considerablemente, en 30 días? Claro que no… un cuerpo no se transforma en un día, existen una serie de hábitos (buenos o malos) repetidos en el tiempo. Pues lo mismo sucede cuando te inicias en una vida con menos plástico, requiere dos factores clave.

La constancia y las ganas. 

Imagen de Instagram

Si eres constante crearás el hábito y luego será más fácil mantenerlo. Y si tienes ganas te divertirás en el camino. Así que aquí van los esperados ecoconsejos (son gratis).

Paso a paso ¿Cómo conseguir el éxito para iniciarte a una vida sin plástico?

  1. Sembrar la semilla.
    Yo tardé un par de semanas en decidirme a vivir sin plástico, pero tardé dos años en crear nuevos hábitos que me hicieron reflexionar cada decisión de compra, hasta hacerlas automáticas, qué pan quiero, qué comer, qué cosmética utilizo, me compro tal prenda…
  1. Toma ejemplos de otras personas.
    Un sistema que no falla, rodéate de personas que sigan este camino, “sí, pero en mi zona no hay nadie”. En la mía tampoco, para eso está instagram, las redes sociales y todos los perfiles estupendos que enseñan ejemplos de una vida zero waste. 
  1. Documéntate.
    Algo importante para ir sembrando es leer acerca de otras personas. Te aconsejo dos libros que me he leído y sirven para poner el foco.
    Bea Johnson. Un claro ejemplo del materialismo convertido en minimalismo.
    Ecoblog nonoa. Una redacción muy natural  y con ideas al alcance.


    Si no tienes tiempo de leer, en Netflix encontrarás el documental Minimalist. Vale no va sobre zero waste, pero la base nos sirve “vivir con menos” o mejor dicho un ejemplo de cómo renunciar al estilo de vida que conoces hasta ahora y crear el tuyo propio.

    O bien “a ocean plastic” para concienciarte de por qué reducimos nuestros residuos.

Cuando estoy perdida retomo estos documentales y vuelvo a ponerme las pilas. El residuo cero y el minimalismo van de la mano.

  1. Comparte tus logros. No se trata de ser ecoinfluencer, pero mostrar al mundo tus avances te motivará para sumar cada día un cambio.

    Si eres una persona reacia a las redes sociales puedes crearte una plantilla de excel en cuadrícula y poner fotos de tus cambios. O bien crearte un álbum en tu móvil, que revises de vez en cuando para comprobar cuánto has reducido. Te sorprenderá ver lo mucho que avanzas al principio. 

No a todas las personas le interesan este estilo de vida, cuando comencé era mucho más radical y proyectaba mis miedos en los actos de las demás tendiendo a juzgar aquello que no hacían, hasta que entendí que para que las demás personas también reduzcan no hay que imponer, hay que dar ejemplo, después, que cada persona siga su camino. Recuerda si vas a dar ejemplo que sea real, mejor centrarte en tu situación que convertirte en “consejos vendo que para mí no tengo”.

Y finalmente no te agobies por hacerlo perfecto, a veces yo también fallo. No he renunciado 100% a las patatas fritas, y en mi trabajo compro leche en brick. Pero sabes qué, no necesitas la perfección, necesitas hacer un cambio diario, a pasitos. ¿Qué es demasiado? Pues prueba cada semana, comienza por algo pequeño, por ejemplo sustituye un plato de carne por legumbres y ya que te pones con este plato, compra todos esos ingredientes a granel. 

Lo que consigues con unas simples lentejas. 

Espero que estos tips sean de ayuda, para mentalizarte en una vida con menos residuo, pronto estaré por aquí, para ofrecerte una segunda parte. ¿Por dónde empezar a reducir?.


Gracias por venir.
Victoria.

 

2 comentarios

  1. Soraya dice:

    Gracias por tu post. Buenas ideas para empezar un gran cambio.

Responder a admin Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies