Alternativas para alimentarse sin plástico

Alternativas para alimentarse sin plástico

El pensamiento único sobre el funcionamiento de la vida: 

Se despreocupa de las interdependencias de todo lo vivo.
Es un logro humano vencer las reglas de la naturaleza.

Cambiar las gafas para mirar el mundo. Editorial. Libros en acción.

En nuestra sociedad, uno de los mayores problemas en cuanto a la generación de envases no reciclables se concentra en nuestra alimentación, mientras que un producto cosmético tiene una vida de entre 6 a 15 meses por envase, preparando nuestro menú diario generamos la mayor cantidad de residuos no orgánicos, con esto me refiero a tarros, latas y plásticos.

Si aún no te has propuesto un compromiso Zero Waste, o más bien sin plásticos, porque piensas que:

  • Tu alimentación se verá perjudicada.
  • Vas a gastar más dinero.
  • Ocupará todo tu tiempo libre.

Una vez te inicies comprenderás que esto es un camino y que cada persona evoluciona a su manera. Hay quien opta por una alimentación vegana, por comprar en cantidades industriales para ahorrar envasado o por sustituir el plástico por materiales cuyo ciclo de reciclaje es mayor, por ejemplo el vidrio.
Estoy contigo en cuanto al tiempo, a veces también necesito productos que me hagan la vida más cómoda.

Cocinar o precocinado.

Un cumpleaños decidí organizar una fiesta Residuo Cero en casa, o esa era la intención, así que preparé dos empanadas tamaño XXL (masa incluida) con una Thermomix y horneando. Aunque suelo ser bastante práctica en la cocina, tal cual uso va al lavavajillas o peso y corto sobre la misma cazuela, cuando terminé al día siguiente contabilice dos horas de trabajo. 

¿Y el gasto energético?

Esta fué la conclusión:

Cocinar casero no es más barato.

A no ser que la falta de innovación te lleve a hacer pasta con tomate, o propongas una dieta fría, encender hornos, conectar vitrocerámica… en cada hogar, todos los días, no es rentable para el planeta. Una buena alternativa es el take away sostenible, cocinar para 100 siendo responsable con los residuos que genera y transportando esta comida en nuestro propio envase es una buena solución al consumo energético en nuestro día a día. Por dos motivos, la cantidad de energía necesaria para producir un envase, una cocina que abre un bote de 1kg de tomate es más rentable que 3 latas de 350g. Y una cazuela para 100 personas es más sostenible que 100 cazuelas para 100 personas.

Por ahora no me planteo la opción platos preparados, pero sí la opción Batchcooking. Cocinar y preparar menús para toda la semana. Así utilizarás el horno una vez, puedes aprovechar la cocción de pasta para hacer verduras al vapor. Planificando puedes ahorrar transporte, tiempo y dinero.

Pero como un Batchcooking no siempre es posible, hoy vengo a enumerar una serie de sustitutos sostenibles de comidas tradicionales:

Atún (o queso) en aceite de oliva. Un manjar, pero una vez que has terminado ese atún te quedas con medio litro de aceite con sabor a pescado, yo he intentado usarlo para ensaladas, pero se hace pesado. Su sustituto: Atún al natural, mucho más económico y tan solo contiene agua y sal. Podrás tirar el líquido por el desagüe.


Brick de chocolate: Muy útil, a la cazuela y calentar. Pero… los bricks son envases difíciles de reciclar, además se queda gran cantidad de chocolate en su interior. Todas las navidades se tiran un par de estos medio llenos, y generalmente no se nos ocurre (si no eres eco) tirar el chocolate a la basura y el brick a los envases. Sustituto: Chocolate de tableta y leche vegetal casera.
Nata: Reconócelo una carbonara de vez en cuando sienta fenomenal. Existe la nata de almendras. Permite hacer porciones más pequeñas.
Piña en lata: Cambiar por piña natural.
Barritas energéticas: mezclar frutos secos y fruta deshidratada comprada a granel en un tarro y a picotear.
Ensaladas envasadas: Comprar una ensalada supone una media de 4 embalajes y un tenedor. El propio empaque, los picatostes, la salsa, el tenedor y su bolsa. ¿Qué tal si cortas un tomate y un pepino aliñado con aceite de oliva?
Bollería industrial: Si esto se puede considerar alimento… Su alternativa son unos crepes caseros. En un vaso trituras: un huevo, copos de avena, agua, un dulce natural (plátano, dátil) lo pones en la sartén y en 2 minutos tienes un dulce casero y nutritivo.
Tostada con embutido: tostada con aguacate, sal, aceite y tomates secos. O tostada con hummus de berenjena.
Hamburguesas envasadas: Las hamburguesas de lentejas son una opción vegetal saludable. En you tube encontrarás recetas veganas fáciles de hacer.

Cualquier alternativa cerca de la naturaleza ofrece multitud platos tradicionales llenos de sabor y nutrientes. ¿Qué otro sustituto se te ocurre?.

Déjamelo en comentarios, compartir nos hace crecer.


Gracias por venir.
Victoria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies