Madrid (Spain)
PEDIDOS | GRATIS A PARTIR DE 60€ PENÍNSULA, BALEARES, CEUTA Y MELILLA.

Adiós ropa vieja. Armario cápsula I.

Adiós ropa vieja. Armario cápsula I.

Esta semana digo adiós a toda aquella ropa que lleva más de un año sin uso. No me la pondría hoy, ni mañana y tampoco me hace sentir bien, esta es una de las pautas a tener en cuenta a la hora de hacer limpieza.

¿Qué tiene que ver deshacerme de mi ropa con el consumo de envases de plástico?

Todo forma parte de la misma filosofía de vida:

Vivir en el minimalismo.

Algo en mí que ha cambiado, he comenzado dejando de lado los alimentos procesados, ya no me llama comprar productos de estética convencionales y digo NO al consumo de refrescos embotellados en plástico.

Bea Johnson una de las grandes ponentes del Zero Waste lo explicaba muy bien en su conferencia Ted, “cómo combinar 15 prendas de ropa y llegar a crear 50 oufits”.

No pretendo hacerme un armario con 15 prendas, pretendo cambiar más hábitos. Y es que comprar seis pares de calcetines y tirar cuatro a los tres meses… le sale caro al medio ambiente. Así que desde hace tiempo comienzo a apostar por marcas de calidad, al menos, en lo que se refiere a medias y calcetines.

Son mis primeras rebajas sin comprar nada… en estos momentos hay cosas que me animan más. A partir de ahora apostaré por prendas básicas, atemporales.

Tras mi primera limpieza iniciándome en el Residuo Cero, he puesto a la venta en una app aquello que tiene uso, el dinero recaudado lo destinaré a la compra de algo que sea útil a largo plazo.

Dejando a un lado el orden de las prendas, esta semana, mi reto vivir sin plástico ha sido bastante productivo.

ensalada-vegana

Mis lentejas con chorizo pasaron a ser una ensalada (receta vegana) de tomate, cebolla y eneldo.

He incorporado nuevos hábitos:

  • En el trabajo meriendo mandarinas.
  • Mi pizza lleva queso rallado por mí.
  • El pescado del supermercado lo he comprado al peso.
  • Mercadona (mi supermercado favorito) ya no me resulta tan llamativo.
  • Compré un menú de Burguer en el cual evité las bolsitas de ketchup y la pajita de plástico.

Siento que mis actos se vuelven más automáticos, y no tengo ningún reparo en decir en la fila del supermercado en voz alta.

“¡No gracias, no consumo bolsas de plástico, que terminan en el mar!”.

Un gran paso, replantearme mi armario y automatizar el decir NO.

Gracias por venir.
Victoria.

 

Una respuesta

  1. […] de mis primeros post fue “adiós ropa vieja“. En él hacía referencia al armario cápsula. Aunque aún no había leído el libro de […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies