Tocador orgánico

En el antiguo Egipto mujeres y hombres pintaban sus ojos de color negro usándolo como filtro solar. En el siglo XVI se pintaba el rostro de blanco para disimular las cicatrices de la viruela. También se utilizó para mostrar el estatus social. Muchos de estos cosméticos contenían ingredientes nocivos, sales de plomo, plomo y vinagre u obleas de arsénico para el cutis.

A día de hoy el maquillaje nos ayuda a “disimular” aquello que nos hacen creer que no es correcto, ojeras oscuras, mentón poco o muy pronunciado, ojos pequeños, pestaña poco poblada, nariz… por mi parte me cuesta bastante romper con esta creencia, la de “maquillada estás más guapa” y me maquillo prácticamente todos los días.

Lo hago por costumbrismo y porque trabajar de cara al público con el rostro lavado lo consideran “desaliñado”. Mientras elaboro esta lucha interna por sentirme a gusto con mi rostro al natural, he llegado a un punto intermedio, aplicando cosmética lo menos tóxica posible. En otros post del Blog verás información acerca del uso de cosmética ecológica y maquillaje orgánico.

Esta vez voy más allá en los cuidados que he aprendido respetuosos con el medio ambiente. Evitando la mayor cantidad de residuos. Y ¿sabes qué? desde que comencé, siento que estos pasos han mejorado mi piel. El gasto es el mismo, pero voy a la compra menos. Esta semana.

Rutina facial sostenible.

Algo muy positivo que encuentro en una rutina facial diaria es dedicar unos minutos del día a cuidarme. Realmente no dedicamos tiempo a mirarnos en el espejo. Es más, creo que pasan las semanas y hasta hace poco había perdido esa costumbre que tenía de adolescente, Un día revisando todas mis fotos del móvil pensé. “No tengo ni un selfie”. Había cientos de botes de cristal, de mis amigos, de memes… y nada mío.

“Tengo un plan”, me propuse. Ser más narcisista.

Suena feo, lo sé, pero por algo hay que empezar. Primero conseguí en mi espacio de rutina un tocador con todos mis productos, adapté una mesa, una bandeja para poner mis cosméticos, un ramo de flores y un espejo de rostro. Después me propuse “un selfie diario” habrá a personas que le salgan solos, pero en mi caso se me olvidan. Es muy curioso ver la cara de vinagre que se me pone los lunes y la de felicidad los viernes. Ese selfie suma puntos si lo haces en un momento “especial” del día, si lo das todo en el gimnasio, la noche que te pegas la súper cena de la semana o la tarde que has tenido sexo salvaje. Todo cuenta mientras veas tu progreso ordenado en una carpeta.

Al comenzar el día:

Todas las mañanas lavo el rostro con agua fría y un poco de jabón sólo en los ojos, para eliminar posibles restos de la noche. Y aplico una crema facial de Welleda. Por el momento uso esta, porque estaba de oferta en “herbolario navarro” (9,95€) con plantas medicinales. Muy hidratante. nada grasa y se absorbe con facilidad al rato. Si quieres una sin envase plástico Matarrania tiene formatos en cristal. Otra de mis favoritas.

El corrector de ojeras, es el primero que aplico. Esta versión en stick es rápida de aplicar. Cubre e hidrata. Siempre he tenido granitos en esa zona, y desde que pasé a esta marca se han quitado. A veces lo uso como fijador antes de la sombra. Se puede comprar solo la recarga y reutilizar el envase. Zao make up se encuentra en centros de estética y peluquería. En su web puedes consultar.

Delinear los ojos. El lápiz de marca Boho es de lo más útil para difuminar. Para la línea del párpado móvil utilizo el eye liner de Lush, no es cosmética Bio aunque tiene ingredientes naturales, su precio 18,95€ y dura bastante. Viene en tarro de cristal, muy útil para viajar en los meses de calor.
Otra opción es el eye liner de boho en envase de cartón. Aunque el resultado no queda un color negro muy intenso, A día de hoy lo uso solo como pincel.

La base de maquillaje de Zao make up, deja el rostro lleno de luz. Cubre bastante y dura unas 5 horas intacta y casi hasta la noche. Complemento con polvos bronceadores (a día de hoy no son orgánicos hasta que los gaste) y un colorete de nyx.

Máscara de pestañas de Zao. Lo que me enamoró de este rimmel fue su envase recargable. Aporta grosor y color, en volumen no iguala a productos de estética con químicos. Pero si quieres cuidar tus pestañas de manera natural, es un buen complemento. Contiene aloe vera orgánica y manteca de karité.

Todas las noches limpio mi rostro con aceite de coco, discos desmaquillantes de tela y lavo con una pastilla de jabón artesano de aloe vera. El aceite se compra en herbolarios y supermercados. Un bote de 300gr cuesta unos 5€ y sirve para aplicar en el rostro, pero también como mascarilla de pelo, para hacer exfoliante de café, etc… De lo más socorrido en cosmética. Deja el rostro suave y no aporta nada de grasa.


Los aceites esenciales. El mejor aliado en cosmética. Este apartado merece otro post, porque es un mundo lleno de posibilidades. Tan solo decir que cuando noto la piel seca aplico unas gotas de rosa mosqueta en la crema facial, caliento palma con palma de la mano y pongo el el rostro con pequeños toques. La piel recupera su elasticidad.
Los aceites deben ser Bio, así te aseguras que no contienen pesticidas en la materia prima.

Con el tiempo y a medida que he sido más consciente de que no hace falta llenar tu neceser de productos para lucir una piel luminosa, he descubierto otras posibilidades. Opciones que ahorran envases y tiempo en compras. Si le sumamos la corriente narcisista o mejor llamada de auto-cuidado todo se vuelve más sencillo, porque ya no se trata de transformar, si no de cuidar. El próximo paso será ACEPTAR(ME).

Gracias por venir.
Victoria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.