Creación

Cuando quedas atrapado en la destrucción, debes abrir una puerta a la creación.

Anais Nin.

Una vez que te inicias en el mundo del residuo cero y llegas al punto de asumir esto como tu estilo de vida adquieres mayor nivel de consciencia respecto a tus residuos generados y sobre lo que sucede con ellos una vez están fuera de casa.

¿Cuánto tiempo tarda en degradarse aquello que termina en el mar?.

El papel higiénico: 2 años
Pañales: 450 años
Botellas de plástico: 450 años
Lata de aluminio: 200 años
Etc…

En algo coincidimos las personas que hace tiempo convivíamos con una vida de residuo plástico 100% . Y sí, digo plástico 100% porque en mi caso por desgracia no llega al porcentaje residuo cero. Por varios motivos… los cuales no vienen al caso.

El otro día una compañera de trabajo fué a tirar un cartucho de tinta de impresora a la papelera.

  • ¡¡¡Noo!!! Creo que mi grito de alerta debió de asustarle, porque su cara y un “¿Qué sucede?”  lo decía todo.
  • ¿Pero no sabes que eso no puede ir a la basura?.

Pues no, igual que yo no lo sabía hace años, cuando hacía una limpia en mi habitación y a la bolsa iban todo tipo de objetos: pinzas, objeto de publicidad, bolis, muñequitos de regalo, alguna agenda… etc. Como mucho tiraba los papeles a reciclar.
Pero como esas bolsas de basura a la hora estaban fuera de casa, no me cuestionaba, ni me importaba si quedaban 200 o 500 años en un vertedero.

¿Por qué no nos educan para lidiar con la autodestrucción?. Es algo que está ahí, pero que no conocemos. Ningún profesor me habló de residuos que no son envases, sí del reciclaje.
En nuestra cotidianidad creemos que las cosas se autodestruyen, el papel higiénico, un chorro de aceite por el desagüe del fregadero, la lejía limpiando el baño, la colilla de un cigarro en la parada del autobús, ese boli que ya no pinta y va a la papelera, esa rejilla cuando compras ajos, la hoja de publicidad del restaurante en una papelera.
Crecimos creyendo que la consecuencia de nuestros hábitos tienen la capacidad de volatilizar y no nos hacen partícipes de la autodestrucción en nuestra vida.

Cuando no lo veo, ya no existe.

Un día sentada en la consulta de mi psicoanalista me confesé “me estoy jodiendo la vida”. No existía ninguna amenaza visible para entenderlo. Tenía una casa a la que volver, no había trabajo al que recriminar mi malestar, ni siquiera alguien a mi lado a quién culpar. Vivir en la autodestrucción no es casual, forma parte de un sistema lineal. (Usar y tirar).  Nadie me enseñó a ser consciente de lo que estaba creando, a guardarlo conmigo, a detenerme hasta entender cómo lidiar con ello .

Introspección.

Creer que todo es autodestruible es una idea tan asumida que somos capaces de negar la evidencia. Mirar a otro lado, esperar a no verlo. ¿Sabes? conocidas las consecuencias, hay algo mejor que dejar de verlo, y es trabajar día a día para evitar crearla.

Gracias por venir.
Victoria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.