Slow fashion

Esta semana Marta de Slow my fashion se ha pasado por el blog para darte a conocer su visión de moda ética. En tiempos de Bloggers y fast fashion no viene de más reflexionar acerca de las consecuencias de la industria textil.

Para facilitar el consumo, se crean apps con compra directa del modelo mostrado en un día, rebajas fuera de temporada, moda a precios mínimos… Nos hemos acostumbrado a lo económico. A estrenar. A pasear “de tiendas” pero… ¡detente!. Puede que quieras invertir tu tiempo en crear, innovar o reutilizar.

La visión de Slow my fashion te ayudará.

¿Qué te hizo orientar tus valores hacia el Slow fashion?

Fueron  varios los hechos que me hizo replantearme mi forma de consumir moda: noticias, informaciones, publicaciones que vi por las redes, etc. A partir de lo que fui escuchando y viendo por aquí y por allá empecé a hacer una búsqueda exhaustiva de dónde se fabricaban las prendas que yo compraba, dónde estaban las sedes de dichas empresas y cuál era la política de transparencia frente a estos datos. Fue ahí donde me sorprendió la falta de transparencia, el juego sucio, la falta de ética y responsabilidad medioambiental y humana de las empresas de moda Fast Fashion.

Otro cosa que redirigió mi consumición fueron las estadísticas que vi en relación a cuánto uso le damos a nuestras prendas. Yo tenía (y aún tengo, solo que ahora lo uso más) mi armario repleto de ropa. Pero la mayoría de aquellas prendas no las había usado más de una o dos veces. Incluso tenía ropa que jamás me había puesto. Me dio tanta vergüenza y me sentí tan ridícula que dije que a partir de ese momento iba a apreciar más mis prendas y a deshacerme de las que no me ponía.

Armario cápsula.

¿Qué es para tí un armario sostenible?

Para mí un armario sostenible es un armario QUE USAS, en el que no existen prendas inútiles o prendas que “esperan una ocasión”. Por eso pienso que el primer paso para conseguir un armario sostenible es hacer una buena limpieza, deshacerte de las prendas que no usas y comprometerte a usar las que se queden en él. ¿Por qué? Porque así, si realmente te faltan prendas, podrás saber exactamente qué prendas necesitas comprar. Esto evitará hacer shopping innecesario y salir del círculo vicioso de “compro porque quiero, no porque necesito” para después no usarlo. Ya que analizando tu armario sabrás exactamente lo que sobra y si falta algo.

El armario más sostenible es el que usa lo que ya tiene.

El que es circular: no tira, sino que vende, dona o recicla; el que compra primero de segunda mano o repara lo que ya tiene. Y el que, cuando hay que comprar nuevo, se asegura de que las prendas sean de calidad y bajo la fabricación más ética, local y ecológica posible. Tengo un post al respecto que habla en profundidad de esta cuestión.

Las colecciones.

¿Crees en las temporadas?

No, no creo en las temporadas. Creo, por supuesto en las estaciones: primavera, invierno, otoño y verano. Sin embargo, las temporadas que marca la moda son totalmente arbitrarias. Me explico. Un vestido blanco, una falda de flores primaveral, son prendas que pueden perfectamente usarse durante el inverno. Obviamente si son prendas ligeras vamos a tener que cubrirlas usando capas, pero nadie puede negar que la prenda sigue siendo útil.

Para mí todo es una cuestión de gusto, estilo personal y de lo friolera o calurosa que sea la persona. Pero eso de marcar las diferentes temporadas y añadir nuevas tendencias a cada una de ellas es pura estrategia de ventas y eso tiene más que ver con las tendencias que con las estaciones en sí mismas. La moda sostenible, por ejemplo, solo tiene una semana de la moda al año y no una cada temporada.

El textil.

Un tejido TOP.

¡El lino! Es uno de mis tejidos fetiches pues además de cómodo, fácil de lavar, agradable al tacto, versátil en su forma y estilo, es uno de los géneros más antiguos y sostenibles que existen. Y mi segundo tejido fetiche sería el Piñatex (marca registrada). Se hace a partir de los restos de las fibras extraídas de las hojas de las piñas. El resultado es impresionante. Es el género más cercano al cuero que jamás un vegetal haya logrado.


¿Cuántas prendas son las ideales?

No creo que exista una única respuesta a esta pregunta. Depende mucho de la situación personal de cada persona: si usa un tipo de ropa para el trabajo y otra para casa, si vive en un sitio con clima muy frío por lo que necesitas más capas de ropa, o todo lo contrario, etc. Hay muchas variantes. Pero algo que me ayuda y que muchas otras blogueras de moda sostenible llevan a cabo son las cápsulas de ropa. Que consisten en reducir tu vestuario, durante unos días, a una cantidad de prendas limitadas. Por ejemplo, el reto o cápsula 10×10 que consiste en usar 10 prendas durante 10 días, incluyendo zapatos y chaquetas pero todos los otros complementos (joyas, bolso, bufandas, pañuelos, etc.) se pueden incluir además de las 10 prendas.

Yo he descubierto que la regla de 10×10 se aplica a otros números, por ejemplo: 5 prendas durante 5 días o 15 prendas durante 15 días, incluso se podría hacer menos, 10 prendas durante 15 días. Esto ayuda sobretodo a visualizar lo que tienes en tu armario, darle más usos y a concentrarte durante unos días únicamente en dichas prendas. Pero vaya, este es un tema del que podría hablar durante horas.

Una de las claves que me ayudó a mí a darme cuenta de que tenía demasiada ropa era encontrarme por casualidad con prendas que ni yo sabía que existían. Si eso te pasa, es que es hora de una buena limpieza. Si tienes un armario equilibrado al que le das buen uso, deberías ser capaz de saber cuántas prendas tienes. Si no es el caso, quizá sea el momento de hacer una buena limpieza.

¿Algo a destacar del Fast Fashion?

Muchas blogueras hablan de la Fast Fashion, de la falta de ecología, de la esclavitud infantil, de la falta de transparencia, etc. Pero hay mucha gente que al no verse directamente afectada por dichas circunstancias, no le da importancia. Lo que a ellos no les afecta, es como si no existiera. Pero hay algo que nos afecta a todos, en especial a las mujeres consumidoras de Fast Fashion y es el importantísimo lavado de cerebro y el poder que intenta tener la Fast Fashion sobre nuestras ideas, forma de vestir, pensar y comprar. Y poca gente habla de esto y me parece importantísimo pues eso nos afecta a todos.

La Fast Fashion no quiere solo vendernos ropa, quiere que no paremos de comprar ropa, por ello nos adentran en un círculo vicioso de interminables y variables tendencias de temporada, y eslóganes del tipo: “lo que necesitas para ser feliz, para sentirte guapa, para conseguir al chico de tus sueños, etc”. Yo fui una Fast Fashion Victim y perdí mucho tiempo y dinero en invertir en moda y en falsas promesas que nunca se cumplieron. Soy más feliz ahora, desde que me preocupa mucho menos consumir moda y mucho más usar lo que ya tengo.

Social media.

¿En qué crees que pueden ayudar las redes sociales?

Las redes sociales pueden ayudar tanto como destruir. Si queremos que la moda sostenible no sea la versión 2.0 de la Fast Fashion deben pasar dos cosas: la gente tiene que decir la verdad y tiene que ser transparente. Hay que alejarse de márketing ficticio que te vende un sueño irreal y acercarnos más a nosotros mismos. Dejar de buscar y querer alcanzar la perfección. Dejar de perseguir sueños externos e ir en busca de nuestra propia identidad. Para mí las redes sociales necesitan ser más reales, transparentes y muchísimo más críticas de lo que son. Pues sin ello solo se estancan en eslóganes de ecología vacíos de sentido.

Fabricación.


¿Segunda mano o fabricación ética?

¡¡SEGUNDA MANO FOR EVER!! No estoy en contra en absoluto de la moda ética y ecológica. Pero prefiero pasar meses buscando mi prenda de segunda mano perfecta que ir a la facilidad de comprar nuevo. No solo porque me parece más divertido y me da más tiempo para saber si realmente quiero la prenda, sino porque no deja de ser es la opción más sostenible de las dos. Comprar lo que ya existe evita al planeta el proceso de fabricación.

Practicidad.


Cada vez vemos más ropa genderless. Diseñar lo neutro, ¿será el futuro?.

Jajajaja ¡100%! Y si es el caso yo llevo viviendo en el futuro desde que soy pequeña pues siempre me ha gustado comprar en la sección de hombre y usar la ropa de mis hermanos. No se trata de parecer un hombre sino de romper el cliché de que los hombres y las mujeres deben vestir diferente. Pienso que es falso, es algo que hemos aprendido a través de la sociedad pero no hay prueba científica de que tenga que ser así. Cada uno, mujer, hombre, transgender, debe vestir como le plazca. Lo ideal sería poder comprar ropa en función a tu morfología y no necesariamente al sexo. Eso sería una buena idea para los diseñadores del futuro.


Centrándonos en compras ecológicas. Vives en Francia.
¿Notas alguna diferencia respecto al consumo en España.?

La verdad es que no veo demasiada diferencia entre el mercado de moda ecológica en España y en Francia. Pienso que ambos países se han subido a la ola de la moda ecológica al mismo tiempo, por lo que tanto en España como en Francia se puede encontrar opción ecológica. Eso sí, las propuestas de diseño ecológicas francesas me parecen más interesantes, pero eso es una opinión personal. Y creo que en ambos países lo que aún falta mucho es la instauración de la moda ecológica en las ciudades pequeñas. Las capitales lo tienen más asumido pero aún le falta mucha expansión y más publicidad de forma general.

Gracias por venir Marta.

MUCHÍSIMAS GRACIAS a ti! Por tenerme aquí, por cederme un espacio en tu blog y por tus preguntas tan interesantes. ¡Ha sido todo un placer!

Gracias por venir.
Victoria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.