Dos años siendo Zero Waste

Hoy hace dos años que me inicié en el camino residuo cero. En mi eco aniversario pasado decidí publicar una lista de actos, objetos y hábitos incorporados en mi rutina.
Este decido hacer una reflexión, mis condiciones han cambiado. Yo he cambiado, me he relajado. Es válido, como dicen, hay que dejar fluir.

El otro día cenando con mis amigos me comentó alguien del grupo “¿porqué hiciste instagram?. Yo creo que querías hablar de algo y elegiste ese tema.”
Yo le expliqué que parte de la decisión externa al cuidado del medio ambiente, era que al no tener trabajo veía en la eliminación de envases un método para ahorrar. Después decidí mostrarlo al mundo por necesidad. Siempre he tenido la necesidad de hablar sobre algo, de los sentimientos, la ansiedad, proyectos… de hecho antes de “mi vida sin plástico” tenía un Blog de diseño donde mostraba mis proyectos. Pero me di cuenta de que cuando no soy constante con algo es porque no me motiva.

Cuando algo me gusta, no abandono, busco mejorar, abro nuevas puertas y eso me lo ha dado vivir sin plástico.

Cumplo dos años.

Me he comprometido a realizar un post semanal. He iniciado mi alimentación en la comida sana. Había recetas que antes eran impensables, y las he realizado. Roscón de reyes, dulces, ensaladas, leche…

Sí. Yo tenía la necesidad de hablar de algo, formar parte de algo, podía haber elegido el diseño, la moda, viajes, postres… pero decidí eliminar.

Eliminar.

Mi mente necesitaba sacar de una mochila aquello que tenía a mis espaldas durante los últimos años, mis objetos, mi estilo, mis rutinas, mi alimentación, mi manera de comunicar.
¿Serías capaz de transformar todo esto?
Las cosas no cambian solas, hay que meditar los cambios. Entonces ¿qué gano yo eliminando plásticos, envases?. La satisfacción de irme a la cama pensando en que mi huella de basura es menor, que no sea porque no lo he intentado.

El año pasado tuve un cambio muy importante, me fui a vivir con mi pareja. Complicado ser Zero Waste cuando cocinas en común.

Estos son algunos de los cambios de este último año.

  • La copa menstrual. No he vuelto a usar un tampón.
  • He comenzado a limpiar sin tóxicos. (Vinagre y limón). Muchos años perdiendo tiempo en comprar productos de limpieza.
  • He hecho Pannetone casero y Roscón de reyes casero.
  • Hago mis propias crakers caseras. Era un imprescindible en mi compra.
  • Compro ropa de gama eco.
  • En el armario invierto en calidad (antes era impensable).
  • Se ha ido el 45% de mi ropa.
  • He introducido las semillas en mi dieta. Compradas a granel.
  • Bebo smoothie verde todos los días. Quita el hambre, es sano y sin residuo.
  • Mi pelo ha crecido con su color natural. Adiós a los tintes, es una liberación.
  • He aprendido a abrir un coco.
  • He introducido tres productos de maquillaje orgánico.
  • Hago mi propia leche reduciendo a la mitad los envases brick.
  • Dije adiós a los discos desmaquillantes.

¿Fue antes la necesidad de cambio o el motivo?, eso no importa. Han pasado dos años desde la primera foto. Tengo la cabeza llena de propósitos, muy poco tiempo libre y muchas ganas de seguir abriendo puertas y tomar decisiones.

Que este fin de semana sea único.
Victoria.