Armario cápsula. II parte.

Siempre he querido una habitación con burras de ropa perchada. Todo a la vista. Creo que en el fondo lo que he deseado todo este tiempo ha sido poder ver mi ropa sin arrugas.

Al final he encontrado la solución. Ejercicio minimalista donde los haya.

Quedarme con 45 prendas de ropa.

Esta semana, sin piedad:

Armario cápsula. Este ha sido mi método.

Uno de mis primeros post fue “adiós ropa vieja“. En él hacía referencia al armario cápsula. Aunque aún no había leído el libro de Marie Kondo. Si que tenía referencias de post de blogueras que viven zero waste y minimalismo.

La primera tanda la dediqué a eliminar todo aquello que no usaba y ocupaba espacio en mi armario. Ropa con la que no me sentía cómoda, que ya no encajaba con mi estilo de vida, o desgastada. Cuatro meses mas tarde le tocó el turno a un cajón de ropa interior ACUMULADA durante años. Y nueve meses más tarde elimino de mi vida aquello que:

  • No uso.
  • No me he puesto en un año.
  • No me pondría mañana. (Excluyendo fuera de temporada).
  • No me siento on fire con ello.

Y es que en cuatro años mi armario y yo libramos una batalla. Mi vida laboral y mi vida personal operan como dos fuerzas opuestas. Así que en el fondo es un quiero y no puedo. Lo que me gusta al 100%, no es lo apropiado para mi puesto.

Centrándome en la limpieza, se realiza en un sábado por la tarde… mi selección fue rápida. Tiempo: unas tres horas. Una cerveza, unas aceitunas y The Black Keys de fondo.

Pautas que he llevado a cabo para conseguir un armario con 45 prendas:

  1. Abrir el armario, coger y lanzar toda mi ropa sobre la cama. (Excepto abrigos, pañuelos, ropa interior). La ropa de deporte está doblada en una caja de zapatos tal como explica KonMari Method.
  2. Separar por categorías: pantalones, camisetas, camisas, camisas con manga, jersey,  vestidos…
  3. Libreta en mano, apunto categorías y cantidades. Total 145 prendas (hace años habiera habido bastante más).
  4. Perchar la ropa que uso habitualmente. Un dato curioso… De cada categoría hay una media de 15 prendas. ¡Y sólo uso 5!.  Media barra de ropa es lo que reuno. Mi ropa de trabajo y de salir… De salir a tomar cañas y de ir a conciertos, porque no es que frecuente mucho una discoteca.

    Selección de ropa.

    Selección de prendas para armario minimalista.

  5. Ahora toca elegir. “Me quedo con cuatro vestidos de fondo de armario en una balda/caja de fruta reutilizada”.
  6. Seguidamente selecciono lo más nuevo. Aunque sea de “vestir”. No me parece lógico ir a trabajar con una camisa gastada teniendo otra sin uso.

Me quedo con la prenda más nueva, la otra para donar o reciclar.

 

 

Finalmente guardo en una balda las camisetas de verano. En dos meses repetiré esta operación. Para entonces tendré conocimiento de con qué me visto realmente en los meses de calor. Dejando en una balda mi ropa de abrigo.

Musicote, cerveza y a perchar.

El resultado final ayuda a tener toda mi ropa estirada y de fácil acceso. Camisetas incluidas. En una semana vivo con mi armario recogido. Guardo de inmediato la ropa que me quito y que retiro del tendedero. Concentrar toda mi ropa en una barra de un 1,2m ha sido todo un acierto.

¿Qué haré con las ocho bolsas?

  • Lo más nuevo irá a humana. Donde se puede depositar la ropa, el calzado y el textil del hogar que no se utilice en un contenedor promoviendo el fin social de la ropa usada.
  • Lo medianamente decente a h&m. El programa “Recogida de Ropa” es una iniciativa global donde H&M asienta las bases del futuro reciclaje sostenible. Además te dan 5€ de descuento con cada bolsa.

Otra semana hablaremos de la moda sostenible.

Este es el resultado. ¿Cual es vuestro método?.

Resultado final de mis 42 prendas.

Reto 45 prendas temporada otoño e invierno.