Detergente casero para los platos.

Este cambio he tardado un año y cuatro meses en llevarlo a la acción. Por varios motivos, usaba lavavajillas, mi estropajo estaba nuevo y no hice pedido a la web sin plástico hasta hace unas semanas.

Una vez terminado mi friegaplatos Fairy comencé a usar jabón de lagarto como sustituto. Inocente de mí pensaba que era una opción bastante sostenible, pero alguien me comentó en instagram @mividasinplástico que uno de sus ingredientes son sebo vacuno. Así que me veo en la obligación de crear un sustituto casero más ecológico. Por ahora lo he utilizado como limpiador de superficies genérico, para limpiar el suelo (ojo, no es madera natural), el baño y las cazuelas. El resultado es bastante bueno, deja las superficies brillantes, sin residuo, excepto algo de pulpa de limón en la fregona. La receta la encontré por casualidad en facebook Zero Waste.

Ventajas e inconvenientes del detergente casero con limón.

Las ventajas respecto a un limpiador comprado en supermercado en bote de plástico, son el poder hacerlo en casa, con ingredientes de nuestra cocina, es económico, sostenible y natural. Ahorramos un envase plástico en cada uso, que por algo llevamos una vida Zero Waste. Y evitamos ir al supermercado.

Los inconvenientes son que hay que guardarlo en la nevera, ya que contiene limón natural, además no realiza espuma. Para las superficies muy grasas como la cazuela y la comida pegada, combino bicarbonato con vinagre y dejo reposar unos minutos. La suciedad se desprende y cae al frotar.

A mi me gusta usarlo con el cepillo para vajilla de madera de la web sin plástico. Muy cómodo de usar, además evita mojar nuestras manos cuando limpiamos un solo plato. Lo preparo en thermomix y guardo en un tarro de cristal reutilizado, tamaño 400 ml. Para fregar vuelco un poco en un cuenco evitando manchar el resto de producto.

Espero que sea útil.

Receta de detergente casero para los platos.

  • Un limón grande entero. Sin pepitas y troceado. Con piel.
  • 200 ml de agua.
  • 100 ml de sal.
  • 50 ml de vinagre. (He usado de limpieza, aunque vale de manzana.)
Tiempo: 20 minutos.

En thermomix trituramos en velocidad progresiva limón y sal. A continuación sumamos los líquidos.

Calentamos 10 -15 minutos. Yo lo pongo velocidad 4 a temperatura 10. Una vez frío podemos volver a triturar. Finalmente lo ponemos en nuestro tarro reutilizado.

Para los que usáis batidora normal, cortar el limón en porciones pequeñas para que no sufra la batidora. Triturar y calentar a fuego medio moviendo de vez en cuando.