El minimalismo también es tecnológico

Mi Ipad, portátil, smartphone, reproductor mp3 que uso en el gimnasio… restan a mi vida diaria una media de 1 hora 45 minutos. No me lo invento, está calculado por cronómetro. Hice la prueba esta semana para conocer una verdad. Igual que hace tres meses guardé todos, absolutamente todos los tickets de compra diarios. Y calculé al céntimo mis gasto mensual. Ahí sí que conocí lo que es vivir con la verdad. No requiere mucho esfuerzo… compras tres manzanas. “¿Me das el ticket?” le dices al frutero. Y cuando llegas a casa lo almacenas en un sobre. Si a lo largo de la semana los revisas tienes mas control sobre como inviertes tu tiempo.

Y ¿para qué he calculado el tiempo que gasto en una app? (No cuenta Spotify que está todo el día sonando…) Pues para escribir el post. Porque en realidad esta semana mi reto va sobre minimalismo, en concreto el tecnológico. Esta semana mi reto ha sido limpiar toda mi basura tecnológica.

Compré un Ipad 2 en 2011. Estaba lleno de fotos y aplicaciones. Nunca había hecho copia de seguridad y últimamente usarlo se convertía en el horror, funcionaba muy despacio. Así que esta semana copié todos sus archivos, lo restauré de fábrica, puse dos apps, mi correo y un fondo de pantalla negro. Nada más por ahora. Parece nuevo.

Lo mismo hice con mi smartphone. Limpieza de fábrica, fotos a la nube y únicamante aplicaciones útiles.

Ademas, mi ordenador ha sufrido una transformación, creo que estaba infectado. Querer ver una página web y tardar una media de 10 minutos en encenderlo es desesperante. Y es que tenemos demasiada información almacenada. Demasiados datos que se quedan guardados en la memoria. Igual que eliminamos botes de nuestra vida sin plástico debemos eliminar archivos. No necesitamos 10 copias de la misma foto.

Estos son 7 hábitos tecnológicos minimalistas  que he introducido en mi vida diaria.

  • Guardar una única copia de un archivo. Nombrándola siempre para encontrarla de la manera más cómoda.
  • Crear carpetas genéricas. Docs>imagen>trabajo… Docs>imagen>personal…
  • Quedarme con una foto al llegar a casa. Si hago 10 elijo una y la comparto con mis amigos. Como hacíamos con las cámaras de revelado.
  • Se acabó el mp3. Escuchar música en apps. Si no tengo conexión utilizo de rock fm.
  • Tener sólo los programas y apps necesarios en mi vida diaria. Less is more. Evitaré entretenerme en revisar aplicaciones de más.
  • Eliminar mis suscripciones de publicidad en email.
  • Guardar mi portátil en un mueble. (Bastante uso el ordenador en el trabajo).

En el momento que borraba fotos e información en mi limpieza de ordenador, sentía descanso. Y sentía que cerraba una etapa. Las 16 copias de seguridad de mi currículum tan solo me recordaban que pueden utilizarse alguna vez. Finalmente he entendido que si algún día necesito recuperar ese archivo con un único modelo bien terminado, será suficiente. Lo mismo son cosas de diseñadores… guardar “por si acaso”. Algo más que me está enseñando la vida minimalista.