Mascarilla de pelo casera.

Esta semana pude ver anunciada una nueva mascarilla de pelo con aceite de Coco. ¿Sabéis qué? ¡Que no me creo nada!. Si esa mascarilla llevase aceite de Coco tendrías que lavarte el pelo después, de la grasa que deja. Cansada de productos que venden lo que no es y encima en envase de plástico, investigo en el mundo de la cosmética hecha en casa.

Esta semana mi reto semanal. Mascarilla reparadora casera. Deja el pelo hidratado, suave y fuerte. Muestro la receta más abajo.

Primero fue mi propio enjuague bucal. En botella de cristal. A día de hoy no quiero ver los enjuagues bucales artificiales. Después el exfoliante facial a base de café, el mejor descubrimiento. Y esta vez le toca el turno a la mascarilla para pelo. Tengo que reconocer que el ‘aceite de coco’ ecológico en tarro de cristal ha sido una revolución en mi vida. Es la base  de casi todos las recetas caseras. Huele fenomenal, a mi al menos me encanta. Con él podemos hacer desmaquillante, crema,  desodorante, exfoliante…

Esta receta para pelo la descubrí en you tube. Mi cabello está destrozado y roto por la decoloración ya que la última vez se pasaron el tiempo de exposición de tinte pero desde que aplico aceite de coco por las noches he notado bastante mejoría. El pelo se queda suave y brillante. Con tres cucharadas tengo suficiente para todo el cabello. Un tarro de 500 gr cuesta unos 6€ aprox. en el supermercado. Cunde bastante más que cualquier mascarilla no casera. Probablemente un esteticista se eche las manos a la cabeza al mencionar que aplico aceite directo en mi cabello. Pero así es la vida Zero Waste… sin químicos. Sin envases de plástico. Con productos naturales.

Ingredientes de la mascarilla natural para el cabello seco y estropeado. (Medida para poco cabello y fino.)

  • 2 cucharadas. Aceite de coco.
  • 1 huevo crudo batido.
  • 1 cucharada. Aguacate
  • Se puede aplicar mahonesa que actua como aglutinante.

Mezclamos todos los ingredientes. Presionando el aguacate en partes con un tenedor. También se puede preparar con la batidora. Aplicamos por mechones en el cabello seco y dejamos actuar entre media y una hora. Cuando seca la mezcla endurece por el huevo. Seguidamente aclaramos bien y lavamos nuestro cabello. Yo uso el champú sólido Lush. Finalmente aplico acondicionador sin aclarado (investigaré la receta casera) y en las puntas aceite de monoi de Taithí.

El resultado es un cabello fuerte y muy suave. Las puntas se aprecian cerradas.  La diferencia con una mascarilla artificial es que no deja olor, tenemos que aplicar nuestro desenredante , ya que tanto la mascarilla como el champú sólido no contienen acondicionador.

Con esta receta podemos hacer mejorar nuestro cabello en semanas. En caso de no tener aceite de coco podemos sustituir por aceite de oliva (un poco más espeso).

Para los que tenemos un compromiso con el medio ambiente, nos aseguramos no volver a echar químicos en el desagüe de la ducha. Liberada me siento de no volver a ver el tarro de mascarilla en el baño.