Hábitos de baño ECO

Eliminar los envases plásticos en el aseo es complicado, aunque por suerte no tanto como en la cocina. La semana pasada recibí este Zacate de México. Después de probarlo, este es el resultado…

Mi reto post semanal. Productos que he cambiado en el aseo. Pros y contras.

Antes de nada explicar qué es un Zacate. En América del sur tiene dos significados. Por un lado es hierba, pasto o forraje. Por otro un estropajo. Y es muy común encontrarlo en las casas en México. Es una planta, por lo tanto la esponja natural es de uso vegano. Bueno, más que una esponja es un exfoliante para eliminar pieles muertas una vez por semana.

Cómo se usa. Se corta por la mitad en vertical y a partir de ahí trazamos piezas horizontales según el tamaño que necesitemos.

Ventajas. Es un producto natural. No contamina. Ni contiene petróleo.

Inconvenientes. Textura poco flexible. Recomiendo frotar suave para no desgastar nuestra piel. Y puede generarse hongos en la esponja si no seca bien. Según he leído hay que dejar secar al sol.

El resto de la semana es mejor lavarse el cuerpo sin usar exfoliantes y con jabón suave para no perder nuestra protección natural. Mi compañera de piso me envió imágenes del Zacate antes de traerlo. Me imaginaba una esponja pequeña. No una pieza de 40 cm de alto…

A parte de la esponja exfoliante natural. He incluido otro producto más en mi baño. Aceite Monoï de Thaití en tarro de cristal. Para pelo y cuerpo. Echaba mucho de menos mi aceite corporal después de ducharme. Y como mi favorito “Aceite Johnson de Aloe vera” no lo encuentro en bote no plástico, llevaba meses sin aplicar crema hidratante en mi piel. Excepto mi mezcla de aloe vera con aceite de rosa mosqueta.

¿Qué puedo decir de este aceite? Pues que no me puede gustar más su olor. Lo conozco desde hace años gracias al perfume de Yves Rocher. Yo lo aplico con la piel mojada y además mezclo con dos gotas de aceite rosa mosqueta. El olor dura todo el día, la piel queda suave.

Otros sustitutos Zero Waste en el baño:

El champú en bote de plástico, por el champú de pastilla. Ventajas; Aclarado rápido. Económico. Ligero de transportar en viajes y gimnasio. Inconvenientes; falta de hidratación en mi pelo. Para compensar aplico aceite de coco dos veces por semana.

El gel, por pastillas de jabón. Ventajas; Súper económico y práctico de transportar. Inconvenientes; Una vez que dejé de conseguir la mejor pastilla de avena hidratante, el resto me deja la piel seca. (Por favor que vuelva mi proveedor).

Espuma depilatoria, por depilatorio en pastilla para cuchilla. Ventajas; más cómodo. Menos enjuague. Inconvenientes; menor suavidad al deslizar una cuchilla.

Mascarilla de pelo por aceite de coco. Ventajas: pelo súper hidratado. Muy económico. El olor me encanta. Inconvenientes; Se debe dejar actuar la noche anterior y lavar muy a fondo el cabello.

Una vez que te habitúas a vivir sin plástico y al cambio de productos que no venden ideas falsas, si no lo que es, te deja de dar igual tener mucha espuma, los perfumes, o la comodidad de comprar en supermercado. Los cambios conllevan adquirir productos que duran bastante, en algunas cosas hay que invertir más dinero. Pero al final resulta más rentable. Los aceites y pastillas son muy duraderos. Ocupan poco espacio en el baño. Y lo más importante, comprándolo en los lugares adecuados, evitas el uso de envases de plástico. Que para eso tenemos un estilo de vida Zero Waste, para dejar la menor huella de envases en nuestro entorno.