Agotando todos los mini plásticos

“Acuérdate de… echarle una carrera al tiempo”

Despierto por la mañana, café en vena. De grano, molido, aún no he encontrado una tienda a granel en Madrid que venda café en bolsa de papel.  Cojo mi cafetera italiana, dejé a un lado la comodidad de las cápsulas de plástico.

Café amargo, negro, caliente. Siempre. Eso me decía un cliente en aquel trabajo que no quiero recordar…

Me siento a tomarlo 15 minutos. Como siempre la hora encima… ¡Ya es la hora, a la ducha! no hay champú… “Tengo que rehusar mis muestras de viaje, ya no forman parte de mi vida, es mi reto semanal”. Abro el neceser. ¿Para qué necesito todas estas mierdas? Estarán caducadas, pienso. Después marcho al trabajo. Antes de salir, cojo mi tartera, en ella pongo un bote de cristal lleno de arroz y verdura. Lo único que encontré a mano la noche antes. “He de ser metódica”, me recordaba mientras cocinaba, me lo he propuesto durante 21 días de julio. No se puede ser metódico y no prever ni la comida del día siguiente.

Llego al trabajo, una mañana como otra cualquiera. Salgo pintando al centro de Madrid a la hora de comer. Hace mucho calor, el asfalto quema. Tras 45 minutos de visita en tiendas vuelvo atacada a trabajar. La tarde pasa,  suena “The arcs” de fondo. Tengo hambre y solo tengo para comer  manzanas y plátanos. Una vida sin plástico se considera sacrificio cuando te apetece un donuts de chocolate. Jamás los miro en el súper, ese pasillo con productos plastificados, llevan aceite de palma ya no entran en mi cesta de la compra.

Pasa la tarde, la hora de salir. Voy a la compra y paso por Zara, de nuevo. Encuentro la chaqueta que fui a buscar a la hora de comer y no tuve suerte. Hago fila en la caja para pagar, el chico que me cobra tiene pinta de saturado en plenas rebajas, le entiendo, finalmente me da una bolsa. Es en bolsa de plástico. “Mierda, no tengo hueco en mi bolso”. La acepto a regañadientes. Todo mi esfuerzo a lo largo del día por no hacer uso de nuevos plásticos en mi rutina se desvanecen. Tendré que hacer algo con esta bolsa. Una funda tal vez…

Victoria, ya tienes reto semanal la próxima semana.