Operación “siembra”.

El dicho es “quien siembra, recoge”. Pues ese ha sido el objetivo vivir sin plástico de esta semana, crear un mini huerto en casa. Teniendo en cuenta la gran suerte que tengo de tener terraza con sol, tengo que aprovecharla. La idea surgió el día que compré mi tomillo a granel… “¿y si planto mi propio tomillo?”  luego me vino a la cabeza la idea de tener mis propias cebollas… o ajos… Y así me he imaginado con una terraza llena de macetas. La realidad es que de momento tengo dos plantas aromáticas.

Cilantro, para hacer guacamole. Y rúcula para la pizza.

Creo que tener un hobby relacionado con la naturaleza, me vendrá bien. Tratar de tener una vida sostenible y sana en la ciudad, es complicado. Las opciones que tenemos todos los días en el fondo, son poco naturales. A correr, al gimnasio. A pasear, a la ciudad. A nadar, a la piscina del barrio. ¿Un descanso? Al bar. Todo el día conectada por trabajo a un móvil o un ordenador. ¿Y qué hay de mí? Para mí “la siembra” es el inicio de un cambio. La inquietud por hacer algo no relacionado con las nuevas tecnologías que invaden mi vida diaria. En realidad, todo el camino zero waste es sembrar.

Vivir sin plástico ha hecho que se abra una nueva puerta en mi vida. La de pensar alternativas y eso es algo que a veces pasamos por alto. Pensar en las alternativas, nos vuelve más flexibles y tolerantes.

Y.. ¿cómo ha ido esta semana viviendo sin plástico? Pues veamos, en cuanto a mi alimentación, sigo en mis trece, todo sin procesar. Hay cosas que sigo sin sustituir, como el brick de leche o mi bolsa de pan para la semana. Esta semana hice unos Cupcakes de Guinness, buenísimos por cierto, no encontré la manera de sustituir la nata montada en brick. Mi nevera está casi vacía. Solo tengo lo que como al momento. Y… entré en un súper, pero al pensar que lo que necesitaba podía comprarlo por otro sitio, me largué… Tengo que sumar la cantidad de tomillo, orégano y canela natural que me ha regalado una amiga en tarros de cristal. He terminado mi bote de crema, mi desodorante, una mascarilla, el hilo dental… Al final está siendo más rápido de lo que parecía.

Creo que usaré una libreta para organizar todo aquello que me encuentro en mi día a día… la operación “siembra” de esta semana me ha dado una nueva idea ¿qué puedo crear yo con mis manos?