Me sumo a Zero Waste.

Mi nombre es Victoria, soy una diseñadora de interiores de 31 años que comparte piso en un barrio céntrico de Madrid. Desde hace unas semanas comencé a escuchar qué es Zero Waste. La verdad, siempre me ha preocupado cuidar el medio ambiente, quizá por eso no ha parado de dar vueltas en mi cabeza la idea de cambiar mis hábitos de consumo diario.

Mis búsquedas para vivir con menos plástico  me llevaron a conocer el blog de Bea Johnson, parejas que se suman al cambio, youtubers que demuestran su fracaso en un mes, objetos para sustituir, maneras de comprar. Casualmente los más puristas tenían tan asimiladas las nuevas costumbres que siempre hay soluciones, donde prácticamente todo está hecho de plástico.

Así que, tras pasar días asimilándolo… lo tengo decidido, me sumo al reto.  Voy a comprobar por mí misma si en mi vida, hay posibilidades de llevarlo a cabo. No pretendo echar por tierra el trabajo de todos los diseñadores y fabricantes de packaging, puesto que yo también soy diseñadora y defiendo el envase, la marca, la imagen y la forma que nos vende un producto. Pero espero mostrar los pros y contras que supone dejar de vivir la vida más cómoda, sucia, caótica, artificial y plástica.